Frases celebres Epicuro

Epicuro, ciudadano ateniense. Fue criado en Samos, volvió a Atenas durante un corto periodo de estudio cuando era joven, y después pasó algunos años en Asía Menor. Volvió finalmente a Atenas alrededor del 306 a. C., donde fundó su escuela en el jardín en que enseño hasta su muerte.
La noción moderna del epicúreo como un hombre dado a la vida voluptuosa se basa en las calumnias de los escritores griegos posteriores, y no en la vida y enseñanzas de Epicuro.
Epicuro es mejor conocido por su teoría moral del Hedonismo y como exponente de la teoría atómica; sin embargo, no fue original en ninguno de estos campos. La única contribución original que hizo a la teoría del atomismo, la opinión de que los átomos caían originariamente en una especie de lluvia de cursos paralelos, pero que unos pocos átomos se desviaban bruscamente por libre elección ocasionando así colisiones, está claramente motivada por consideraciones morales y es una regresión más que un adelanto. En moral, también parece haber sido poco original, pues lo esencial de la ética de Epicuro se puede encontrar en los fragmentos éticos de Demócrito. Las afirmaciones explícitas de Epicuro, respecto de su originalidad en materias teóricas, puede ser desechadas como falsas.
Pero si Epicuro no fue original en materias teóricas no es porque fuera un pensador de segunda clase, sino porque se interesaba esencialmente por lo práctico; era un evangelista secular que tenía que predicar el secreto de la verdadera felicidad, y como tal evangelista tenía una honestidad moral similar a la de los apóstoles de utilitarismo del siglo XIX.

Frases celebres Epicuro


Frases de Epicuro





Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Politica De Privacidad