Frases celebres Epicuro II

Tenemos aquí todos los rasgos esenciales de la teoría ética de Epicuro; pero él está mucho más interesado por decirnos cuál es la elección sabia de los placeres que por la teoría. Los dolores de la mente son más importantes que los del cuerpo, que o son soportables o producen la muerte, que no es un mal. La muerte no es ni buena ni mala, porque sólo el placer y el dolor son buenos y malos, mientas que la muerte "no es nada para nosotros, ya que mientras existimos la muerte no está con nosotros y cuando la muerte llega entonces ya no existimos". Además aunque la virtud no es en sí misma una bien, ningún hombre puede vivir una vida feliz a menos que viva virtuosamente y la vida virtuosa es placentera como tal.
Epicuro no es ateo como tal, pero los dioses no controlan la naturaleza ni interfieren en la vida humana. Viven muy lejos en el espacio una vida de bienaventuranza infinita que sería dañada si se preocuparan por los asuntos humanos; es impío creer que los dioses no tienen nada mejor que hacer que preocuparse por la humanidad. Epicuro practicó una adoración desinteresada de los dioses concebida como manifestación de la beatitud última.
La enseñanza práctica de Epicuro es, pues, paradójica. Es un teísta que considera que la religión ordinaria es mala; un hedonista que defiende una vida virtuosa simple dedicada al estudio; un defensor de la virtud y la prosecución de la verdad que mantiene que éstas no tiene ningún valor en sí misma. Esta doctrina apela sólo a minorías y los epicúreos ya en la antigüedad. Pero parece que Epicuro sí que procuró vivir la vida que predicaba; reunió una comunidad simple de discípulos a su alrededor en su jardín; se dice que "excedía a todos los otros en el volumen de sus obras", de las cuales sobreviven unas setenta u ochenta páginas; y en su lecho de muerte habló desdeñosamente de sus agudos dolores que no pesaban nada contra la alegría de su mente.
Entre los escritos de Epicuro, que han sobrevivido, se puede señalar la carta a Herodoto por contener la primera descripción completa que existe de la teoría atómica general y la carta a Menoeco que contiene una breve explicación de la postura ética. El poema filosófico de Lucrecio, De rerum Natura, también saca a luz las doctrinas y la actitud práctica de Epicuro.
frases de Epicuro
"El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma."

"Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciosa la vida más prolongada, sino la más intensa."

"Juzgamos mejores que los placeres muchos dolores porque se consigue para nosotros un placer mayor."

"Retírate dentro de ti mismo, sobre todo cuando necesites compañía."

"El cuerpo, en lances de amor, es parte indispensable del alma."

"El hombre es rico desde que ha familiarizado con la escasez."

"El hombre que comete un crimen en secreto nunca puede estar seguro de que no será descubierto, aun cuando antes se haya librado del castigo diez mil veces."

"De gran subida resulta siempre gran caída"

"Goza inteligentemente de los placeres de la mesa."

"Retírate de ti mismo, sobre todo cuando necesites compañía."

"Tal como es hoy el universo ha sido y será siempre. Nada hay en que pueda transformarse. Nada existe que pueda serle agregado o cambiado."

El necio, entre otros males, posee éste: siempre trata de comenzar su vida.

"Los bienes son para aquellos que saben disfrutarlos"


Frases celebres Epicuro






Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada según su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Politica De Privacidad